4/16/2018

FORMAS VERBALES


         Los verbos que aparecen en este fragmento son, “mezclan” “sabe” “es” y “disuelve” pertenecen al presente de indicativo de aspecto imperfectivo en 3ªpersona del plural/singular, a este tiempo verbal también le corresponde una perífrasis modal de posibilidad “puede llevar”. “Recordado” “soñado” y “perdido” son formas no personales de participio, “pretenda” 3ªpersona del singular pertenece al presente de subjuntivo imperfectivo.
         Los participios que aparecen son “perdido” que funciona como un adjetivo, ya que es ADY de “tiempo”, mientras que “soñado” y “recordado” funcionan como adjetivos sustantivados. El presente de subjuntivo “pretenda” es utilizado por el autor para designar hipótesis o deseos del hablante, su valor temporal es borroso y es referido a un hecho bastante posible que ocurra, en relación con el presente de indicativo aparece una perífrasis modal de posibilidad “puede llevar”. Los verbos en presente de indicativo poseen simultaneidad con el momento del discurso “mezclan” “sabe” y “disuelve” pertenecen al presente actual indicándonos que la acción tiene lugar en el momento del discurso, sin prejuzgar su duración, mientras que el otro presente de indicativo “es” corresponde con el presente atemporal ya que no sitúa la acción en ningún momento concreto, sino que refleja hechos que se consideran universalmente válidos.
         Al tratarse de un texto humanístico y expositivo-argumentativo se utiliza un lenguaje culto, apropiado al tema tratado y adecuado a la situación comunicativa. Aparecen formas no personales en participio “recordado” y “soñado” funcionan como sustantivos y el autor los utiliza para transmitirnos las ideas teniendo en cuenta que el nivel de abstracción de los textos humanísticos es alto, mientras que “perdido” funciona como un adjetivo valorativo mediante el cual el autor nos da su opinión a través de la función expresiva. Los presentes de indicativo “mezclan” “sabe” y “disuelve” forman el modo de lo real y un tiempo no marcado que posee simultaneidad con el modo de discurso, los tres con valor de presente actual y “es” que tiene valor de presente atemporal, el autor nos presenta como evidente una hipótesis con total objetividad. El presente de subjuntivo es el modo de lo irreal que designa principalmente realidades que el autor cree que existen, “pretenda” y la perífrasis modal de posibilidad “puede llevar” nos presentan unas ideal con un nivel de posibilidad alto pero con menos certeza que las ideas transmitidas con el indicativo.


 Carlota Tejido.
Mecanismos de cohesión léxico-semánticos. Crónica de una muerte anunciada.

         Los mecanismos de cohesión léxico-semánticos más relevantes propuestos en el texto son los siguientes: En cuanto a la recurrencia léxica, las palabras que más se repiten son “madre”, “padre” y “hermana”, ya que en este fragmento el autor está describiendo a la familia de Bayardo San Román. El autor hace uso también de la recurrencia semántica. En primer lugar podemos encontrar sinónimos, muchos de ellos contextuales, tales como “Alberta Simonds” y “madre”. También podemos observar sinónimos contextuales a través del uso de una perífrasis: “Petronio San Román” y “héroe de las guerras civiles del siglo anterior”. El autor emplea también metáforas “la carta grande” para referirse al padre de Bayardo San Román sin repetir constantemente su nombre. En cuanto a los campos semánticos, podemos encontrar el campo referente a la familia, formado por “padre”, “madre” y “hermanas”. Por último, observamos el empleo de la isotopía semántica, con la que Gabriel García Márquez usa palabras que el lector relaciona por su manera de conocer el mundo: “Ford”, “placa” y “bocina”
         Se trata de un texto literario que está perfectamente cohesionado. Al estar escrito en un solo párrafo, la cohesión de este es mayor. Está escrito en un registro culto, que se ve reforzado por la ausencia de proformas léxicas y por el empleo de metáforas y otros recursos por parte del autor. Los sinónimos empleados ayudan al lector a relacionar las distintas ideas del texto, además de reforzar el carácter descriptivo del texto. Al tratarse de una novela los personajes son centrales tanto en campos semánticos, recurrencia léxica y semántica.

Javier Diez

Situar el fragmento Crónica de una muerte anunciada


         Sólo Pura Vicario supo lo que hizo en las dos horas siguientes, y se fue a la muerte con su secreto. «Lo único que recuerdo es que me sostenía por el pelo con una mano y me golpeaba con la otra con tanta rabia que pensé que me iba a matar», me contó Ángela Vicario. Pero hasta eso lo hizo con tanto sigilo, que su marido y sus hijas mayores, dormidos en los otros cuartos, no se enteraron de nada hasta el amanecer cuando ya estaba consumado el desastre.
         Los gemelos volvieron a la casa un poco antes de las tres, llamados de urgencia por su madre. Encontraron a Ángela Vicario tumbada bocabajo en un sofá del comedor y con la cara macerada a golpes, pero había terminado de llorar. «Ya no estaba asustada -me dijo-. Al contrario: sentía como si por fin me hubiera quitado de encima la conduerma de la muerte, y lo único que quería era que todo terminara rápido para tirarme a dormir.»
         Pedro Vicario, el más resuelto de los hermanos, la levantó en vilo por la cintura y la sentó en la mesa del comedor.
         -Anda, niña -le dijo temblando de rabia-: dinos quién fue.
         Ella se demoró apenas el tiempo necesario para decir el nombre. Lo buscó en las tinieblas, lo encontró a primera vista entre los tantos y tantos nombres confundibles de este mundo y del otro, y lo dejó clavado en la pared con su dardo certero, como a una mariposa sin albedrío cuya sentencia estaba escrita desde siempre. -Santiago Nasar -dijo.
         Desde el punto de vista externo la obra se divide en 5 partes o secuencias de extensión homogénea. El narrador-cronista despliega un puzle por su necesidad de enlazar su memoria con la de otros a través de testigos que aporten puntos de vista complementarios. En su tarea de reconstrucción juega con diversos planos temporales, puntos de vista y entrada de los personajes entrevistados. De entre las cinco partes en las que podemos dividir la obra, este fragmento se encuentra en el final de la segunda parte. Dicha parte es paralela a la primera y tiene como eje a Bayardo San Román, su familia y su relación con Ángela Vicario. Destaca la preparación de la boda, el festejo y la retirada de los novios a su nueva casa (la casa del viudo Xuis). La devolución de la novia en un estado lamentable y la revelación del causante de su deshonra. Este final contrasta con el clima de fiesta y celebración inmediatamente anterior.
         Una de las causas principales que lleva a la obra hasta este punto es el la virginidad perdida de la prometida de Bayardo San Román; Ángela Vicario. Esta, decide no desvelar su secreto antes de tiempo, ni tampoco engañar a su marido en la noche de bodas. A pesar de haber sido adiestrada para los engaños pertinentes para ser capaz de pasar por una novia la cual llegó virgen al altar; ya que no cree que Bayardo, por muchos defectos que tenga, merezca eso. Es entonces cuando la descubre, y este, deshonrado, la devuelve a casa de sus padres esa misma noche. Es en ese preciso momento, cuando Ángela, a pesar de haberse casado por obligación, al ver a su marido comportarse como realmente se espera de un hombre, se enamora locamente, y por ello la duelen menos los golpes de la paliza que le da su madre; Pura Vicario.
         La importancia de este fragmento reside en que es la situación clave para el desarrollo de la obra, siendo el momento en el que los hermanos Vicario son llamados de urgencia por su madre, y al llegar a casa y enterarse de lo ocurrido, le preguntan a Ángela por el causante de su desgracia, y esta, tras aparecérsele entre tantos otros nombres, el destino decide que elija el de “Santiago Nasar”. Es esta la única prueba en toda la obra que nos hace pensar en su culpabilidad, ya que por la forma de actuar y su verdadera reacción podríamos llegar a confirmar su inocencia. Es donde aparece claramente el destino señalado, ya que el que es lo que condena a Santiago, entre otras muchas e inexplicables casualidades. Es importante también por el hecho del honor manchado de la familia, el cual los gemelos se ven obligados a limpiar, a pesar de no querer cometer el crimen, ya que según nos transmite la obra, Santiago era amigo suyo. Podemos ver también un cambio en los sentimientos de Ángela, ya que ahora está loca e irónicamente enamorada de Bayardo, y no siente tampoco ningún remordimiento por haber sido la culpable del trágico final que recibe Santiago, aun sabiendo que no era el verdadero hombre que buscaban.
         La consecuencia principal de todo es el propio crimen, la muerte de Nasar. A pesar de saber desde el principio que va a morir, no sabemos realmente cómo ni por qué. Es ahora cuando entendemos esa rebeldía de los victimarios en forma de una violencia inserta en un prestigiado código de honor, el cual no espera, y que los hermanos Vicario han de limpiar cuanto antes, quedando perdonados ante los ojos de Dios. Sin embargo, para el pueblo no es Santiago la verdadera víctima, sino Bayardo, el hombre deshonrado. Es otra de las consecuencias, el repentino enamoramiento de Ángela, la cual continúa mandándole cartas a su amado durante años, apareciendo inesperadamente él, al final de la obra, con todas esas cartas sin abrir. Se presenta entonces un final relativamente feliz el cual es aceptado por el lector ya que el amor nunca tuvo mucho que ver con la razón.

LAURA ARGÜESO

3/29/2018

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

TEMAS DEL FRAGMENTO EN RELACIÓN CON LOS DE LA OBRA

Uno de los temas que podemos observar en el primer párrafo de este texto es la violencia de una madre sobre su hija “pensé que me iba a matar”. Los personajes de esta novela no pueden liberarse de la violencia, es un mecanismo de autodefensa frente a la insatisfacción de una vida indigna. La violencia está dentro del código del honor que rige la moral colectiva de una sociedad, es la única respuesta a la violación de este código. La violencia que ejercen los personajes de esta novela les viene obligada si no quieren caer en la deshonra.
Otro tema es el honor perdido que hay que vengar. Las ofensas del honor de una mujer han de ser restituidas mediante la venganza con sangre, una venganza que han de llevar a cabo los familiares masculinos próximos a la ofendida. La venganza es acuciante para los ofendidos, porque el honor no espera “Los gemelos volvieron a la casa un poco antes de las tres, llamados de urgencia por su madre”.
La violencia está unida al machismo, figura la idea de que si una mujer pierde la virginidad fuera del matrimonio es porque ha sido forzada en contra de su voluntad.
La religión es otro de los núcleos temáticos, ser virgen en el momento del matrimonio es una idea tradicional en la mentalidad de la sociedad hispana.
Se mezclan las creencias en la fe religiosa, el sentido del honor y el destino ingobernable.
El destino es otro elemento destacable, Santiago es acusado y señalado, Ángela al pronunciar su nombre selló su destino “Lo dejó clavado en la pared con su dardo certero, como una mariposa sin albedrío cuya sentencia estaba escrita desde siempre”.
Alba Vázquez Sainz


Solo Pura Vicario supo lo que hizo en las 2 horas siguientes, y se fue a la muerte con su secreto.     "Lo único que recuerdo es que me sostenía por el pelo con una mano y me golpeaba con la otra con tanta rabia que pensé que me iba a matar" me contó a Ángela Vicario. (…)
            Los gemelos volvieron a la casa un poco antes de las tres, llamados de urgencia por su madre. Encontraron a Ángela Vicario tumbada boca abajo en un sofá del comedor y con la cara macerada a golpes, pero había terminado de llorar. “Ya no estaba asustada” , me dijo. “Al contrario: sentía como si por fin me hubiera quitado de encima la conduerma de la muerte, y lo único que quería era que todo terminará rápido para tirarme a dormir.” Pedro Vicario, el más resuelto de los hermanos, la levantó en vilo por la cintura y la sentó en la mesa del comedor
            - Anda, niña- le dijo temblando de rabia -dinos quién fue.
            Ella se demoró apenas el tiempo necesario para decir el nombre. Lo busco en las tinieblas, lo encontró a primera vista entre los tantos y tantos nombres confundibles de este mundo y del otro, y lo dejó clavado en la pared con su dardo certero como una mariposa sin albedrío cuya sentencia estaba escrita desde siempre.
          - Santiago Nasar- dijo.                                         
 
Análisis de los personajes de la obra presente en el fragmento
            En esta obra aparecen un gran número de personajes los cuales no son memorables ni sólidos. El  autor ha preferido aumentar el número de estos a su profundidad. La onomástica  de parte de los personajes responde a familiares reales y en otros casos utiliza el Nuevo Testamento.
            Purísima del Carmen Vicario es la madre de Ángela. Había sido maestra de escuela hasta que se casó para siempre. Tenía un aspecto manso y un tanto afligido “me  sostenía por el pelo con una mano y me golpeaba  con la otra con tanta rabia que pensé que me iba a matar". Le dio una paliza a su hija la noche en que la devuelve su marido y después la condena al olvido Manaure.
            Ángela Vicario es la figura clave del conflicto que lleva a la muerte de Santiago Nasar. Era la hija menor de una familia de recursos escasos. Era la más hermosa de las cuatro  hermanas tenía un aire desamparado y una pobreza de espíritu que le aguardaban un provenir incierto. Tan pobre como hermosa se ve obligada a un matrimonio de conveniencia. Fue educada para casarse y hacer feliz a su marido “Encontraron a Ángela Vicario tumbada boca abajo en un sofá del comedor y con la cara macerada a golpes”. Oculta a su esposo la perdida de la virginidad por eso es devuelta a su casa que es cuando su madre la pega una paliza, en este punto de la historia Ángela Vicario es cuando se da cuenta que se está empezando a enamorar de su esposo porque el se está comportando verdaderamente como un hombre.” “Ya no estaba asustada
            Bayardo san Román El hombre que devolvió a la esposa. Tenía 30 años aunque no lo parecía. La madre del narrador dice que es raro y la gente dice que es encantador. Los personajes se fijan en su apariencia primando lo sensual y lo sexual llegando a transformarse el deseo en un tratamiento gastronómico. Se siente engañado por Ángela. Como no logra vencer la vergüenza del ultraje y huye buscando la soledad y el olvido su abandonada esposa lo ve como un pobre hombre, la pasión resiste el tiempo y la deshonra y vuelve con ella dicidiendo “aquí estoy” portando sin abrir todas las cartas de amor que ella le envío” Ella se demoró apenas el tiempo necesario para decir el nombre. Lo busco en las tinieblas, lo encontró a primera vista”.
            Santiago Nasar se le considera inocente como a Cristo, tiene una punzada en la mano derecha. La importancia de este personaje hace que a la presentación habitual del narrador se unan una serie de voces de otros personajes que son femeninos. Es el acusado de la ofensa de Ángela Vicario existen otras versiones exculpatorias avaladas por su conducta, por su tranquilidad. Tiene 21 años es esbelto y pálido hijo único de un matrimonio de conveniencia parecía feliz hablaba en árabe pero nunca delante de su madre. Llamaba la atención que le atraigan los fastos de la Iglesia siendo árabe.
            Los hermanos Vicario tenían 24 años y se parecían tanto que costaba trabajo distinguirlos. Aparecen siempre unidos a los motivos recurrentes de los cuchillos, se ven arrastrados a un crimen que no desean pero sus bravuconadas machistas, la parafernalia de los cuchillos y su decisión en el momento de actuar contrastan con la publicidad quedan al desempeño de su obligación la borrachera y las vueltas indecisas por las que atraviesan. Son autómatas. Se convierten en asesinos a su pesar y aunque se sienten prestigiados ante los demás, tras el crimen su quiebra interior se advierte en los tres días de insomnio que parecen son como su hermana víctimas y victimariosLos gemelos volvieron a la casa un poco antes de las tres, llamados de urgencia por su madre. Encontraron a Ángela Vicario tumbada boca abajo en un sofá
            El narrador era de la edad de Santiago en el momento del crimen. Estuvo con Santiago pocas horas antes de la muerte. El narrador narra en tercera persona, actúa como un detective, es el propio autor Gabriel García Márquez es el narrador personaje aunque su nombre no aparece, si lo hacen los de sus familiares
María García


Personajes: Crónicas de una muerte anunciada

            En la obra aparecen un gran número de personajes lo que da pie a realizar una comparación de puntos de vista sobre los hechos. Al haber tantos personajes, no son memorables ni sólidos, pues el autor ha preferido aumentar el número y no darles profundidad. Además, el autor utiliza los nombres de sus familiares y de personajes del nuevo testamento para nombrar a nuestros protagonistas.
            El primer personaje que se nombra en este fragmento es Purísima del Carmen Vicario “Solo Pura Vicario supo lo que hizo” que es la madre de Ángela. Había sido maestra de escuela hasta que se casó para siempre y educó a sus hijos de forma diferente basándose en una educación machista por la que su hija Ángela debía vivir para hacer feliz a su marido y sus hermanos se muestran de manera muy protectora hacia ella “la levantó en vilo por la cintura”, “dinos quién fue”. A pesar de parecer una mujer tranquila y pacífica tiene un carácter de rigor, oculto que sale a la luz cuando le da una paliza a Ángela por no haber sido buena esposa y nos muestra así su auténtica personalidad “me sostenía por el pelo con una mano y me golpeaba con la otra con tanta rabia que pensé que me iba a matar”.
            Otro personaje importante por lo tanto es Ángela Vicario, clave en el conflicto que lleva a la muerte de Santiago Nasar. Se casó por conveniencia, obligada pues su familia era pobre pero ella tenía una gran belleza, y fue criada para ser una buena esposa para el hombre. Al principio le rechaza pero cuando no le oculta a su marido la pérdida de su virginidad y este la devuelve a su familia empieza a amarlo pues piensa que se comporta como un verdadero hombre, acto por el cual su madre le da la paliza a Ángela “encontraron a Ángela Vicario tumbada bocabajo en un sofá del comedor y con la cara macerada a golpes”. García Márquez la dota de un interior oculto que la convierte en una heroína amorosa cuando se enciende su pasión “”Ya no estaba asustada”, me dijo, “Al contrario: sentía como si por fin me hubiera quitado de encima la conduerma de la muerte””.
            Los gemelos Vicario tienen un papel fundamental, se mueven en función de la ofensa que salpica a la familia pues como hombres se ven obligados a vengarla según el código de honor “le dijo temblando de rabia-:”dinos quién fue.”. Se ven arrastrados a un crimen que en realidad no desean cometer, el asesinato del supuesto culpable “Santiago Nasar-dijo.”, lo que les convierte tanto en victimarios como en víctimas.
            Aparece nombrado Santiago Nasar, su importancia en este fragmento radica en que es el acusado de la ofensa de Ángela Vicario, aunque no se llega a asegurar que él es el verdadero culpable pues la acusación de Ángela es el único testimonio de su culpabilidad y existen otras versiones exculpatorias. Pertenece a la comunidad árabe y hereda de su padre las mañas del mujeriego. Es machista de clase alta. Queda claro su papel de víctima ante su muerte por lo que tiene algo de héroe clásico con un destino inapelable, pero su función de ofensor queda en la incertidumbre.


Por último podríamos citar al narrador que actúa como detective funcionando como un narrador-personaje que es el propio autor Gabriel García Márquez “me contó Ángela Vicario” aunque su nombre no aparece directamente, pero sí que lo hacen los de sus familiares.

María del Vigo
Tipo de texto.
Es de un texto humanístico ya que trata un tema que carece de interés general al hablar de la relación entre la poesía y la vida. Para ello usa un lenguaje culto adecuado a la idea que pretende transmitir. Debido a esto utiliza cultismos de origen clásico como el latín, “luminarias”.

Aparecen las principales funciones lingüísticas, la subjetividad se ve reflejada en la función expresiva mediante el uso de adjetivos valorativos, “conmovedora”, “locos luminarios” y la primera persona, “sé”, “me parecen”. Otra función presente es la poética ya que empieza y acaba el texto con partes de un poema, “El camino era oscuro, / yo también era oscura”. También  aparecen recursos estilísticos como una personificación “los esqueletos de las farolas” y una metáfora, “el rumor de la noche”, esta función trata de embellecer y elevar el registro del texto. Por último la función apelativa ya que pretende convencernos y hacernos reflexionar sobre la manera en la que actuamos los que vivimos acomodados frente a los inmigrantes que huyen de la guerra. Para ello, usa adjetivos descriptivos como “artificial” y argumentos como el de autoridad nombrando a poetas como Andrea Bernal, Homero y Novalis y el de probabilidad, “5000 sepultados…”
Modo de discurso
Es un texto expositivo-argumentativo por que el autor expone su idea de que mientras disfrutamos de un fin de año con alegría, en otra parte del mundo no todo es tan bonito, para ello relaciona la poesía con la realidad.
Está dividido en tres partes; la exposición “El camino (…) proyecciones de futuro”, seguida de un cuerpo argumentativo “A veces (…) II Guerra Mundial”, y por último una conclusión “Por cada (…) el infinito”.
Su estructura es encuadrada ya que reafirma la idea de la exposición a modo de conclusión.
Utiliza distintos tipos de argumentos como el criterio de autoridad de Andrea Bernal, “En Adiós a la noche (La isla de Siltolá), la joven Andrea Bernal”, de Novalis y de Homero. Y el argumento de probabilidad “5.000 sepultados en ella solo este año”.
 Andrea R e Isabel G