2/13/2019

TEMAS DE UN FRAGMENTO DE RÉQUIEM POR UN CAMPESINO ESPAÑOL 


    El pensamiento y la actitud existencial de Sender se manifiesta en su preocupación por el hombre elemental (los mecanismos naturales que rigen el pensamiento y el comportamiento humanos) y en su interés por temas antropológicos tratados desde una erudición sorprendente. El hombre, centro de atención y personaje único dentro del fragmento (destaca la ausencia de la mujer), es considerado desde su relación con el exterior, el mundo y la sociedad en que está inserto.

    El tema principal del fragmento es el remordimiento por la traición (“Me han engañado a mí también”, “Mosén Millán, conmovido hasta las lágrimas”). El sacerdote se muestra impotente ante la situación que debe afrontar, y la incapacidad para cambiar el transcurso de los acontecimientos hasta un desenlace catastrófico, tanto para los tres reos, que van a ser fusilados por una causa injusta, como para el sacerdote, que llevará consigo la huella del recuerdo y el remordimiento.

    La actitud elusiva de hechos históricos concretos y la ubicación de la acción en su territorio nos invitan a pasar del plano histórico a uno más general: la reivindicación contra la injusticia (“Usted me prometió que me llevarían a un tribunal y me juzgarían”), injusticia que entronca con la impotencia del pueblo para cambiar las cosas. Este obligado a practicar la sumisión para garantizar en mayor o menor medida la supervivencia, podría quedar representado de manera simbólica en la figura de Paco, que pagará la insurrección con su vida, además de la de otros dos campesinos, que servirán de ejemplo, amedrentando aún más a la gente de los pueblos, impotentes, como Mosén Millán.

    No es casualidad que sean tres los hombres que van a ser ejecutados, pues en la crucifixión de Jesucristo tres fueron también (él y dos ladrones) las personas ejecutadas. Podemos relacionarlo con el tema de la Iglesia y de lo religioso, evocados respectivamente por el sacerdote y sus palabras en la intervención final: “A veces, hijo mío, Dios permite que muera un inocente. Lo permitió de su propio Hijo, que era más inocente que vosotros tres”. La palabra “Hijo”, en la primera oración, podría suponer un último intento de Mosén de arropar a Paco en los brazos de Dios y de la Iglesia, para poder afrontar con esperanza de resurrección en el otro mundo, la muerte irremediable a manos del hombre injusto.

NOÉ RUANO
TIPO DE TEXTO Y MODO DE DISCURSO

    Este texto de Pedro Salinas es un texto ensayístico debido a que utiliza un registro culto “baldado espiritual” aunque presenta los contenidos de forma clara y precisa y las estructuras sintácticas son complejas.
    El texto pertenece a la disciplina de la Lingüística y el tema que trata este es el lenguaje y la expresión de este “Porque el individuo se posee a sí mismo, se conoce, expresando lo que lleva dentro, y esa expresión sólo se cumple por medio del lenguaje”.     Aparecen algunos tecnicismos como “incultura lingüística” y “filólogo”.
    Una de las funciones que predomina es la expresiva, ya que el texto presenta una clara subjetividad empleando adjetivos valorativos “ágil”, “hermoso” así como hipérbatos “hablar es comprenderse y comprender”. También utiliza la 1ª persona en algunas ocasiones “me aconsejo”, “nos causa” que refuerzan su visión personal.
    Además se observan ciertos rasgos de objetividad como sustantivos abstractos “idea”, “dignidad” para transmitir información, y la 3º persona “no llegará”. Casi todo el texto se encuentra estructurado con frases enunciativas “La idea esencial, para lo que solicito la atención de ustedes con todas las palabras anteriores, la formuló el filólogo alemán von der Gabelentz de este modo”.
    Además, está presente en menor medida la función apelativa por su intención didáctica, ya que el autor nos involucra como lectores en la importancia que tiene la expresión del lenguaje. Para ello,  hace uso de la primera persona del plural “no nos causa”.
    Es un texto expositivo-argumentativo y presenta una estructura encuadrada en el que la tesis “No habrá ser humano completo, es decir, que se conozca y se dé a conocer, sin un grado avanzado de posesión de su lengua” se encuentra al comienzo y al final se repite esta idea principal a modo de conclusión. El resto del texto es el desarrollo de la idea expresada con argumentos y opiniones. Incluye, además, criterios de autoridad, en el que menciona a personas importantes y especializadas en la disciplina “el filólogo alemán von der Gabelentz”, “Lazarus”, “Steinthal” y también argumentos de presunción incluyéndonos a todos los lectores en su propia idea utilizando la 1ª persona “Nos duele mucho más adentro, nos duele en lo humano.
Lorena González 
 ”La verdad de las mentiras” de Mario Vargas Llosa.

    Este texto es ensayístico ya que presenta las siguientes características: hace el uso de un registro culto, claro y preciso en los contenidos “las cosas en la literatura”. La temática del texto es la  ambigüedad que presenta la literatura y el lector es el que tiene la última palabra. Aparecen tecnicismos como “irrealidad”. Relacionada con el registro está la función poética ya que se cuida la forma del mensaje utilizando metáforas de gran calidad expresiva, "trampolín que dispara la imaginación en su vuelo impredecible"
    Aunque la principal función de es la expresiva debida a la presencia de la subjetividad utilizando adjetivos valorativos “mezquino” o hipérbatos “Recuerdos e invenciones se mezclan en la literatura de creación” y argumentando ideas muy personales-
    De una forma menos visible también aparecen rasgos de una pretendida  objetividad transmitiendo información a través de sustantivos abstractos como“credulidad”, la tercera persona “Se refería sin duda cómo son las cosas en la literatura”, el modo indicativo y oraciones enunciativas “la literatura es el reino por excelencia de la ambigüedad” evitando la transmisión de emociones.
    También se emplea la función apelativa debida a su parte didáctica, ya que el tema tratado está relacionado con la literatura. Hace el uso de la primera persona del plural “Las cosas no son como las vemos, sino como las recordamos” involucrando al receptor.
     Es un texto expositivo-argumentativo y presenta una estructura deductiva ya que parte de la tesis en el primer párrafo al defender la mezcla de realidad e irrealidad existente en la literatura y continúa con el desarrollo en los dos siguientes en los que se trata el tema expuesto al principio.
    Aparecen varios tipos de argumento como el criterio de autoridad “”Las cosas no son como las vemos, sino como las recordamos” escribió Valle-Inclán”, de presunción “Para casi todos los escritores” o ejemplos “esa fue una contienda que libró y ganó Víctor Hugo, y no la que perdió Napoleón”. Por último el autor utiliza varias fuentes para manifestar su verdad “Los miserables” o “Tirant lo Blanc”.


Sara Delgado.

1/19/2019

PERSONAJES BERNARDA ALBA

     En este fragmento, al igual que en la obra entera, tan solo participan mujeres, el hombre es el gran ausente pero en este caso sí que se hace alusión al sexo masculino aunque sea sin ser visto (espacio escénico invisible). Se ve el enfrentamiento entre la figura autoritaria y la rebeldía.
     No son encarnaciones del bien y del mal, no son personajes simbólicos son específicos. Bernarda es mala, malévola, represiva, pero no es unidimensional ni completamente negativa. Adela es la que más gusta: representa la única posibilidad de amor que vemos en la obra, pero tampoco está exenta de culpabilidad. Bernarda es tiránica y ciega a las consecuencias, pero siempre dentro de los límites sociales de la sociedad del campo andaluz establecidos desde hace siglos. Adela, en cambio, rompe
con su rebelión las normas establecidas de su sociedad y lo hace sabiendo perfectamente lo que significa. No es una heroína, su propia rebelión la llega a espantar.

     Bernarda → tiene 60 años, su nombre significa “con fuerza de oso”, es estricta, tradicional e intolerante “y que pague la que pisotea la decencia”. Tras la muerte de su marido es lógico que ella asuma el mando. Lo que resulta constante en la obra es el conflicto: autoridad e individualidad, ley natural y social.Bernarda es el personaje de la autoridad (siempre lleva en escena el bastón) y la ley
social.Es una mujer desgraciada cuya razón de ser es el odio y la represión, “Acabad con ella antes que lleguen los guardias”. Es un ser malévolo pero no es unidimensional. Tiene una obsesión con la fertilidad,  “¿matadla, matadla!”. Representa las convenciones morales y sociales más añejas, la mentalidad tradicional del ¿qué dirán?, apariencia, buena fachada aunque no se corresponda con la
realidad, oposición a los impulsos eróticos, la decencia , la honra, la obsesión por la virginidad, la concepción tradicional del papel de la mujer frente al del hombre;todo se les consiente, orgullo de casta: conciencia de pertenecer a una capa social superior por lo que impide el noviazgo de martirio (por razones sociales). A sus hijas les recuerda que han nacido con posibles, Su lenguaje está plagado de órdenes y prohibiciones,  “¿matadla, matadla!” ¡Acabar con ella antes que lleguen los guardias!

     La Poncia → tiene 60 años, al igual que Bernarda, su nombre hace referencia a la indiferencia. Es la criada y en esta escena es el personaje más importante ya que es ella la que nos introduce la historia. Utiliza un lenguaje realista,"La hija de la Librada, la soltera, tuvo un hijo no se sabe con quién". Es una vieja criada que interviene en las conversaciones, conflictos, hace advertencias y da consejos. Habla con las hijas de Bernarda de modo abierto y descarado. Tiene un odio contenido hacia Bernarda.

     Adela → tiene 20 años, es la más joven, su nombre significa “ de naturaleza noble”, representa la figura de la rebeldía ya que va en contra de su madre en todo momento y en contra de todas las reglas.Es una clara demostración de la individualidad y la ley natural."(Cogiéndose el vientre.) ¡No! ¡No! " Es hermosa y apasionada. Su fuerza y su pasión la hacen prorrumpir en exclamaciones escandalosas, en desafío abierto a la moral ya que está dispuesta a convertirse en la querida de Pepe el Romano.

       Martirio → tiene 24 años, pudo haberse casado si su madre no se hubiese entrometido. Enferma, depresiva, pesimista. Su pasión la lleva hasta la vileza. "Sí, y vamos a salir también nosotras". Es apasionada y malvada, odia y envidia a su hermana Adela " (Mirando a Adela.) ¡Que pague lo que debe!" 
Carmen Abad


ESTRUCTURA DE LA OBRA


     La estructura externa de La Casa de Bernarda Alba se compone de tres actos que se corresponden con la presentación, el nudo y el desenlace. En el primero de ellos se plantea la situación y queda reflejado el conflicto inicial y la lucha de fuerzas. Además, Adela se niega a vivir en un “convento”. En el segundo acto, la rebeldía de Adela se incrementa y, con ello, los conflictos con su madre Bernarda. En el final de este, Adela le confiesa a Martirio sus relaciones con Pepe El Romano. El tercer acto camina hacia el desenlace final. El drama concluye con la tensión final de la muerte de Adela y la percepción de Bernarda de la ruptura del sistema establecido.
     Este fragmento de la obra se encuentra en el segundo acto, casi al final de este, donde se sitúa el clímax del acto con mayor tensión dramática después de un enfrentamiento entre Bernarda y Martirio por el retrato robado por esta última de Pepe El Romano.
     La estructura interna es cíclica y repetitiva. Como se acerca el final del acto, se abandona la calma inicial para entrar en una sucesión de conflictos que acabaran en una violencia final, en este caso, con el apedreamiento de una mujer soltera que había tendido un bebé y que, después mató y enterró por la presión social.
     La importancia de este acto reside en los conflictos de Bernarda con sus hijas por Pepe El Romano y los roces entre las hermanas por la conquista del mismo. Además, aquí es cuando Bernarda comienza a reconocer lo que ocurre entre sus hijas y Pepe, ya que todas quieren casarse con un hombre, y puesto que este el único que encuentran cerca, todas lo quieren para sí mismas. La mayor parte de los conflictos de la obra vienen debidos a las prohibiciones y esclavitud a la que están sometidas las hijas de Bernarda, más aún por el luto tras la muerte de su padre.
     Todo esto desembocará en la rebeldía representada por Adela, la cual está enamorada de Pepe, prometido de su hermana Angustias, y se quedará embarazada tras mantener relaciones con el mismo. Más tarde, se ahorcará por la falsa creencia de la muerte de su amado a manos de Bernarda al enterarse del romance entre ellos.
Lorena González